• English
    • Español
  • Qué supone el nuevo Reglamento de Protección de Datos (RGPD)

    12 junio, 2018

    Con la gran cantidad de compras, registros, operaciones, etc que hacemos a través de Internet, la protección de los datos personales se ha convertido en una prioridad para los ciudadanos y las empresas.

    Por ello, el pasado 25 de mayo entró en vigor el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), la nueva normativa europea que afecta a todas aquellas empresas que traten datos de los ciudadanos europeos, independientemente si son empresas europeas o no. Así, pretende ofrecer mayor control y más derechos sobre sus propios datos.

     

    PRINCIPALES CAMBIOS EN LA PROTECCIÓN DE DATOS

     Derecho al olvido y a la portabilidad. Los ciudadanos pueden solicitar sus datos personales o eliminarlos si se han conseguido de forma ilícita o no se usan para aquello para lo que se solicitó. O sino, trasladar esos datos a otro responsable si se desea.

     Derecho al acceso a los datos. Los usuarios pueden pedir sus datos a las empresas para conocer cómo se procesan, dónde y para qué de forma totalmente gratuita.

     El usuario tiene que dar su consentimiento expreso para la utilización de sus datos y que quede reflejado y verificado. Por tanto, no vale el silencio, las casillas premarcadas o la inacción para ofrecer consentimiento.

     La información sobre el tratamiento que se le da a los datos y la privacidad que tienen debe quedar totalmente reflejada y tiene que poder ser consultada fácilmente.

     Las sanciones de aquellos que incumplan el Reglamento son mucho más altas. Pueden ser del 4% del volumen del negocio y puede alcanzar los 20 millones de euros.

     

    CÓMO ADAPTAR TU WEB AL REGLAMENTO

    Para los datos que se hayan obtenido antes de la entrada en vigor del nuevo Reglamento, hay que pedir de nuevo el consentimiento para asegurarnos de que queda constancia del consentimiento expreso. Hay que seguir los siguientes pasos para evitar cualquier multa y no olvidar nada:

    1. Realizar un análisis de riesgos de la web. Si tu web recopila datos personales de usuarios a través de formularios, por ejemplo, debes hacer una lista de todos los puntos controvertidos e incluirlos en la política de privacidad.

    2. Pide el consentimiento expreso de todos los usuarios de los que tengas datos (a través del email) o y cambia los formularios para añadir un nuevo campo donde el usuario acepte concretamente el tratamiento de sus datos.

    3. Notifica cuando haya algún error o incidente en cuanto a la política de protección de datos, en un máximo de 72, a la Agencia Española de Protección de Datos. No olvides tener listo el punto anterior y tener todo adaptado a la nueva normativa.

    4. Modifica la Política de Privacidad para que sea clara y concisa. Repasa todos los puntos y añade aquel que falte, pero refleja la información de la forma más directa y sencilla posible.

    5. Debes incluir información relativa a:

    – Quiénes son los responsables del tratamiento de datos

    – Cuánto tiempo permanecen en tus ficheros

    – Quién puede tener acceso a ellos

    – Cuáles son las medidas de seguridad que estás adoptando para evitar robo de datos o el uso indebido de los datos personales de los clientes

    Aquí también puedes consultar información acerca de la Política de cookies.

     

    Share This: