• English
    • Español
  • Cómo puede el smart content mejorar la conversión

    4 diciembre, 2017

    Smart content o contenido inteligente es aquel que se adapta a la fase del ciclo de compra en la que se encuentra cada usuario, aumentando de esta forma el ratio de conversión. Aquellas páginas web que cuentan con un sistema de optimización del contenido son capaces de introducir aquellos parámetros que diferenciará el contenido que se muestra a unos y otros usuarios.

    Ya no basta únicamente con definir los buyer persona con datos como el sexo, el país, el cargo, la posición económica o social, etc. El primer paso para definir el contexto sobre el que desarrollar el contenido inteligente es entender las necesidades, hábitos de consumo y objetivos de los usuarios. Todo ello con el fin de ofrecer una experiencia diferente e individual a cada uno de los tipos de usuarios.

     

    DIFERENCIA ENTRE CONTENT MARKETING Y SMART CONTENT

    El content marketing se basa en ofrecer el mismo contenido a todos los usuarios, sí que tiene en cuenta las diferentes buyers personas, pero no trata de ofrecer contenido personalizado de acuerdo a sus necesidades o la interacción previa realizada en la web.

     

    ADAPTACIÓN DEL CONTENDIO AL CICLO DE COMPRA

    En primer lugar, todo el equipo tendrá que trabajar sobre cuál sería la mejor estructura para la web, más intuitiva y sencilla, que ayude a los usuarios a avanzar en el proceso de compra.

    El proceso comienza en el momento en que un usuario accede a la web y acepta la política de cookies. A partir de ahí se le puede impactar a cada cliente teniendo en cuenta los hábitos de navegación del usuario, por ejemplo. Además, con la implementación de una plataforma de gestión de contenido se pueden prefijar parámetros que determinen un tipo de contenido personalizado según el momento en que se encuentra el usuario en el proceso, sus intereses o hábitos de compra anteriores. Esto hay que segmentarlo previamente para conseguir que la próxima vez que visiten el sitio web puedan visionar contenidos lo más similares posible a lo que están buscando.

     

    APLICACIONES DEL SMART CONTENT

    1. Interfaz del sitio web. Aquí es donde más se debe aplicar el smart content. Si una parte de los usuarios ya ha obtenido un contenido de la web, lo ideal sería que no se le volviera a mostrar. Además, el tipo de publicidad que se le muestre (si la web cuenta con publicidad) también podría adecuarse a cada tipo de cliente en función de lo que usualmente busque o necesite.

    2. Call-to-actions optimizadas. Es elemental adaptar las CTA’s a las distintas fases que atraviesa un cliente en el proceso de compra y, también, a sus preferencias y necesidades.

    3. Newsletter’s personalizadas. Funcionan muy bien y consiste en utilizar toda la información previa de los usuarios como, por ejemplo, su nombre e incluso sus preferencias en cuanto a la información que desea recibir.

    4. Formularios de contacto actualizados. Es mejor contar con varios formularios dependiendo de los datos que ya se tienen de ciertos usuarios por haber llevado otras acciones en el sitio web. Esto le ahorrará mucho tiempo

     

    VENTAJAS DEL SMART CONTENT

     Mejora la experiencia del usuario. Personalizando la navegación de cada usuario, mejoramos su experencia con el sitio web.

     Dirigir a los clientes más eficazmente a través del funnel conversion o embudo de conversión. Se perfecciona la efectividad de las acciones que suponen conversión.

     No resultar repetitivos. Si un usuario acepta las cookies o la política de privacidad, ya se habrían obtenido los datos necesarios y no hace falta pedírselos por una segunda vez aunque esté relacionado con otra acción.

     

    Share This:

    Etiquetas: